Mundo Musical Almería - Historia

Información sobre la historia musical almeriense

José Nieto Lardón

En los ambientes taurinos, musicales y artísticos en general, José Nieto Lardón es muy conocido y sumamente respetado. Es un gran artista, sencillo y modesto no exento de calidad. Nació en la barriada de la plaza de los Toros, en la calle Almotacin el 29 de marzo de 1932. Y tras su paso por el colegio San Blas y las escuelas del Ave María, a los 12 años ingresa en la rondalla provincial de Almería, formando un trío al que bautizan con el nombre de “Esmeralda”.

La música no da para comer y aunque se prodigan las actuaciones en las emisoras de radio locales y recorren la provincia con el Frente de Juventudes cantando por los pueblos, Lardón con 14 años no tiene más remedio que buscar su primer empleo. Empieza de aprendiz en Radiadores Martínez y años más tarde se inicia formalmente en la fontanería, pero su gran pasión oculta sigue siendo la poesía y la música.

Pasan los años y sigue intentando hacerse un hueco en el mundo artístico de la ciudad para poder dar rienda suelta a sus inquietudes. Empezó a colaborar en la revista Alboran, en el programa de Radio Almería “Entre barreras” de critico Paco Medina, en el libro “Los pueblos de Almería cantados por sus poetas y en la pequeña revista “Toros de Almería”.

Es autor de las canciones “Va por ellos” y “Mi barquita marinera” grabadas por El Fary. Es autor entre otros de los pasodobles taurinos de los paisanos “Ruiz Manuel”, “Torres Jerez”, “Gimeno Mora”, “Jueves Taurinos”, “Caballo torero” “El cristo de los toreros”, “Chatillo de Almería” y a los populares matadores de toros Ortega Cano, Finito de Córdoba, El Juli, Enrique Ponce, Morante de la Puebla, Jose Tomás, Jose María Manzanares o Alejandro Talavante.

El maestro Nieto Lardón, ha colaborados con los mejores músicos almerienses de la talla de Rafael Barco, Ruiz de Padilla, Jose Berenguer, Lorenzo Gallego o Miguel Algarra.

JOSE ANGEL PEREZ

https://www.diariodealmeria.es/almeria/Jose-Nieto-Lardon-compositor-poeta_0_743026015.html

José Nieto Lardón, compositor y poeta
Prolífico. Poeta de exquisita sensibilidad popular, armoniza verso y melodía en pentagramas de genuina raíz andaluza: pasodobles toreros, coplas y distintos "palos" del flamenco

13 Octubre, 2013 - 01:00h

En la mina se escuchó
el cante de una minera,
por lo triste que sonó
que grande sería la pena
del hombre que la cantó

EN la desmedida feria de las vanidades artísticas hay quienes solo se preocupan de figurar en portada como alimento insano de su ego. Otros en cambio laboran en silencio, entregados al arte como nutriente espiritual. Reflexionaba sobre ello en la presentación del volumen IV de la Prosa Completa de Julio Alfredo Egea -el poeta almeriense (de Chirivel) más importante, a mi juicio, desde Francisco Villaespesa-, tan sencillo y ajeno a los focos y el oropel. Y lo relacionaba, por reducir los ejemplos, con Pepe Nieto, ejemplo de generosidad, a quien recientemente la SGAE felicitaba por superar las 500 composiciones registradas en dicha entidad. Esta Crónica se la debía hace tiempo, pero nunca es tarde. Ahora, guiados de su lúcida memoria y experiencia octogenaria, recorremos nombres, topónimos y secuencias de una ciudad que ya ha perdido bastantes (demasiadas) de sus señas de identidad.

CORTIJILLOS DE BELÉN

Previo a edificarse la plaza de toros en los estertores del siglo XIX, el tramo superior de la rambla Belén gozaba de singular interés en el imaginario "Pgou" de la época. Aquí, en el extrarradio, se construyó el primer cementerio municipal, antecedente del de San José (¿a qué listo se le ha ocurrido rebautizarlo con el postizo "y de Santa Adela"?); el cenotafio con los restos mortales de Los Coloraos; las ermitas de San Antonio y Ntra. Sra. de Belén, la iglesia de San Blas, el convento de las Siervas de María y el Frontón Vizcaíno. Asimismo, sobre el paraje semirural, se levantó el mínimo conjunto de callejuelas y casitas humildes de los Cortijillos de Belén, derribados décadas atrás.

En la c/. Almotacín vio la luz primera el amigo Pepe Nieto. Primogénito de los siete hijos habidos en el matrimonio entre Ángel (jornalero, vendedor de loterías, recadero del Café Colón) y Carmen (natural de Gádor), ambos de 22 años. En edad escolar asistió al colegio público San Blas y sufrió los avatares de la incivil guerra. Como una nebulosa pesadilla evoca al hombre que lo protegió pegados a las recias paredes del "juego de pelota" del criminal bombardeo de la Escuadra de Hitler en mayo de 1937; y un interminable viaje en tren con su madre hasta Santa Cruz de Mudela (Madrid) para visitar a su padre, alistado en la Aviación legal republicana. Terminada la contienda la familia se trasladó a la calle Duomovich, próxima al Quemadero y a la escuela pía del Ave María, a la que asistió varios cursos antes de que a los 13 años entrase a trabajar de de aprendiz en "Radiadores Martínez", en Conde Ofalia, 20, a las órdenes del maestro Manuel. La céntrica calle a espaldas del Paseo fue su paisaje urbano durante cuatro lustros, hasta que tras realizar el Servicio Militar y casarse (marzo, 1961) en los PP. Franciscanos con María Ureña López, se independizó como autónomo en el ramo de la fontanería.

VOCACIÓN Y APRENDIZAJE

La vocación músico-poética de Nieto nació muy temprana. Ya en los Cortijillos le gustaba escuchar la radio más que jugar con los niños en la calle. Y se llevó continuas reprimendas de la madre las tardes que al salir del colegio se quedaba en la puerta del popular Bar Berrinche (plaza Marín, al pie de Las Perchas) a escuchar a los tocadores de guitarra, entre ellos Miguel Fernández "Tomate el Viejo".

Se inició musicalmente en la plaza Careaga (primera sede de Radio Juventud) con Elías García Godoy, maestro de la rondalla del Frente de Juventudes, época en que Luis Marín -director además del Ave María- era su jefe de Cultura y Arte. Posterior al estudio concienzudo del método de "Solfeo Eslava", amplió y depuró su formación armónica durante varios años con Rafael Barco Molina. Con la antedicha rondalla de pulso y púa recorrió toda la provincia, amén de acompañar en sus ensayos al grupo de baile folclórico de Sección Femenina.

Fruto de sus conocimientos formó el Trío Esmeralda, junto a Francisco Fernández Contreras (laúd) y Manuel García Baños (bandurria). Eran los años en boga de serenatas y bailes a domicilio, antecedente de los "guateques". Cobraban "la voluntad" en el primero de los casos y a ¡tres pesetas la hora de baile!, con un variadísimo repertorio en ambos casos: Suspiros de España, La leyenda del beso, Danubio Azul, El sitio de Zaragoza, Bajo la doble águila; boleros de Antonio Machín, Lucho Gatica y Jorge Sepúlveda; tangos de Carlos Gardel, canciones de Jorge Negrete, pasodobles, chotis, valses, etcétera. Por entonces (1950), Miguel González "El Cojo" le cobró trescientas pesetas por la guitarra de ciprés (aún la conserva) que le hizo en su taller de la calle Ismael, pagada con las propinas de las serenatas y del salario de la fontanería.

PASODOBLES Y POÉTICA

Amigo de numerosos artistas, mantiene intactas sus aficiones: Toros, Flamenco y Copla, todo un castizo. Puesto a elegir entre sus intérpretes favoritos distingue (¡inteligente elección!) a Marchena, Antonio Mairena, Fosforito, Concha Piquer, Marifé de Triana, Juana Reina y Rocío Jurado. En el toreo se decanta por el arte, la elegancia y el duende. De ahí las figuras a las que dedica vibrantes pasodobles (resumo al máximo): Ortega Cano (¡hermoso!), Enrique Ponce, El Juli, Finito de Córdoba, Morante, José Tomás, Manzanares, Talavante, Hermoso de Mendoza, Perera y los paisanos Chatillo de Almería, Gimeno Mora, Ruiz Manuel o Torres Jerez.

Cada uno con anécdota incluido y todos con la calidad y casticismo como denominador común. La gran mayoría (letra y música) son de su propia inspiración; o bien en colaboración con Rafael Barco, José Berenguer, Miguel Algarra, Borrel y Lorenzo Gallego. Partituras incorporadas en tardes de corrida por la banda municipal almeriense (las menos), la malagueña de Miraflores o la titular de Las Ventas madrileña. Pepe Nieto fue colaborado asimismo del programa "Entre Barreras" que en Radio Almería dirigiera el crítico Paco Medina "Uno del uno".

Entre sus variopintas composiciones cabe destacar la salve-himno a la Virgen del Carmen de Pescadería, de la que es "Hermano honorífico"; o la felicitación (marzo, 1988) de la Casa Civil del presidente de la República de Portugal (Mario Soares) por la canción "Belo Portugal".

Son numerosos los copleros y flamencos que le tiene grabados temas, algunos inexplicablemente con la etiqueta de "popular", caso del taranto que interpreta Juan Gómez, dedicado a su hermano Pepe, en el CD "Cantes de Almería", editado por Diputación.

Parte de su prolífica y popular poética está citada y recogida en la Revista Alborán, antologías de Florentino Castañeda (Tierra de Poetas y Los pueblos de Almería vistos por sus poetas) y en Compendio y análisis de la letra minera, de la Universidad de Murcia. Pero a este apartado del verso y rima habrá ocasión de regresar. Así como a sus amigos Juan Luis de la Rosa, Diamante Rubio o Luis el de los Perros. Salud y mi respeto, Pepe Nieto

En la Feria de Jerez
cuando la tarde caía
A Morante le tocaban
las palmas por bulerías

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

<< Página principal