Mundo Musical Almería - Historia

Información sobre la historia musical almeriense

Antonio Ruiz de Padilla

EL COMPOSITOR NO RECONOCIDO EN SU TIERRA
(Agradecida aportación de Antonio Sevillano)

El compositor Antonio Ruiz de Padilla nació en la calle Cucarro el 2 de febrero de 1927. Fue el menor de los cuatro hijos habidos del matrimonio entre Adalberto Ruiz Bilange y Dolores Ruiz. Según relató en su día el cronista Antonio Sevillano, su madre coronó en el Conservatorio de Madrid, curiosamente de la mano de su primo José Padilla protagonizando una excelente carrera pianística. Su padre no finalizó la carrera de Medicina, inclinándose finalmente por el Periodismo, dirigió el ‘Noticiero Almeriense’ y la revista publicitaria ‘Mercurio’.

En definitiva, como se suele decir, una familia de la buena sociedad local en la que destacaba su abuelo que fue cónsul de Grecia y Turquía, su tía Milagros hermana del poeta gaditano Rafael Alberti o su primo el matador de toros Juan Luis de la Rosa. Su hermano Luis, promotor teatral, le montó diversos espectáculos folclóricos en la provincia. Con tan sólo 16 años marchó ilusionado a Barcelona donde, tras probar en diversos trabajos, contó con la ayuda de su familiar el compositor José Padilla. Ocupó un lugar digno durante varias décadas en la farándula catalana y española. Una sobrina del músico almeriense mas internacional afirmó en su día textualmente “No tengo muy claro el parentesco que le unía a mi tío, pero siempre me contó que en su etapa en Barcelona le daba dinero y le invitaba a comer. Nos conocimos en 1989, en el centenario del nacimiento de José Padilla. Me decía que yo tenía el rostro dulce de los Padilla. Vino a la Casa-Museo de Madrid, donde escribió unas líneas en el libro de firmas”, recuerda Eugenia Montero, sobrina del autor de ‘El Relicario y ‘La Violetera’. Tal y como publicó Sevillano en agosto de 2001, Antonio Ruiz de Padilla se abrió camino paso a paso, posando como actor-modelo junto a las actrices Ángeles Tamayo y Carmen de Lirio. Su rostro se hizo popular en todo el país en aquellas típicas postales de los años 50. En España, Francia y Portugal lució como bailarín y rapsoda, declamando poemas de Salvador Rueda, Rafael de León, García Lorca y Manuel Benítez Carrasco. Pronto comenzó a componer canciones y a sonar en el ambiente artístico. La lista de los títulos surgidos de su inspiración -buen número de ellos con el nombre de Almería por bandera- es interminable. La Sociedad General de Autores (SGAE) le tiene registrados más de dos mil temas de música ligera y popular. Sufrió la perdida de un ser querido “Quino de Padilla” en un accidente, cantaor al que protegía manifestando que se trataba de su hijo. Con tal trayectoria a las espaldas, resulta paradójico e injusto que Ruiz de Padilla haya llegado al final de sus días, hace unos años, siendo casi un completo desconocido. El cantante David Bisbal le recuerda en cada concierto interpretando el tema ‘Almería, tierra noble’ que de niño le oyó cantar a su padre Pepe Bisbal en los concursos de cante promovidos por Radio Juventud de Almería y que era obra de Ortiz de Padilla sin duda, un pequeño acto de justicia. Su casa en la calle Rueda López era un autentico museo homenaje a la copla, cuyos salones estaban repletos de fotografías, partituras, trofeos, diplomas y premios que reflejaban de alguna manera, la autentica dimensión de este interesante compositor que falleció el 16 de octubre de 2011.D.E.P

JOSE ANGEL PEREZ

* * *

https://www.diariodealmeria.es/almeria/Antonio-Ruiz-PadillaIn-Memoria_0_526447970.html

Antonio Ruiz de Padilla In Memoria (I) - 22 Octubre, 2011 - 01:00h
ESTA es una de esas necrológicas que antes o después debes escribir, mal que te pese. El tiempo anda y los amigos se marchan hacia no se sabe donde. O sí: a la nada de donde procedemos. Al pasar por Rueda López, donde vivía Antonio Ruiz (Sánchez) de Padilla -en el mismo nº 17 habitó también su primo Juan Luis de la Rosa- me repetía: ¿Puedo hacer algo más por Antonio? Sí que pude y de ahí mi regomello. Mi pesar por las conversaciones no mantenidas en su cuartito de estar, rodeado de sus más íntimos recuerdos, aunque en un ambiente escasamente favorable. Quizás ahí radicaron mis ausencias y la de otros amigos. Pero seguíamos viéndonos en la calle y hablando por teléfono:

Yo vivo en mi soledad, pa mi solo, pa mí mismo. Para no querer nunca más, pa no sufrir más castigo.

Posiblemente recordó esta estrofa de su romance "Cariño mal vendido" antes de fallecer entre las cinco y las seis de la tarde del domingo debido a un fallo cardiorrespiratorio agudo según certificó el 061. En la casa solamente se hallaba Eduardo, compañero e inquilino de los últimos lustros. El entierro en la parroquia de Oliveros (aunque pertenecía a la de San Pedro) me recordó, por las incomparecencias -no más allá de veinticinco amigos, entre ellas sus alumnas Anabel Navarro, Isabel Escobar y Sheila Solís- lo sucedido tiempo atrás con Pepe Richoly en Ciudad Jardín: su hijo, hermano, familiares, Jesús y Francisco Miranda, Manolo del Aguila, Luis Gázquez, Pepe Sorroche, y pare de contar. Lo mismo ocurrió al maestro Miguel Algarra y más atrás aún con Gaspar Vivas, el inspirado autor del Fandanguillo de Almería. Por el duelo no apareció responsable cultural alguno, ni el alcalde, ni concejales, ni toda esa retahíla de personajillos adictos a canapés y negritas en columnas cutres… Cuanta razón tenía Bécquer: ¡Dios mío, que solos / se quedan los muertos! Que no asistiesen las televisiones privadas se puede entender, aunque no compartir, ya que con su programación hacen de la capa el sayo. Pero y las públicas?, por qué no acudió la "nuestra", Canal Sur?, por qué desertó la municipal Interalmería? (si estuvieron y no me percaté, retiro las interrogantes).

DAVID BISBAL
Compositor, bailarín, rapsoda, coreógrafo, modelo fotográfico, empresario musical... El personaje a cuya memoria brindamos hoy (y mañana) la página se mereció por derecho propio un gran homenaje público. De la Almería oficial, pero también de la Andalucía cantaora (confío en que el musical de los sábados en la cadena autonómica, "Se llama Copla", atienda mi petición de dar cuenta a sus oyentes del óbito). No me cansaré de denunciar el olvido e ignorancia esquiva, triste y desalentadora de los que habiendo nacido en esta noble tierra portan con orgullo el nombre de la provincia por España entera. Antonio Ruíz de Padilla perteneció a esta nómina. Y, rara avis, David Bisbal uno de sus escasísimos valedores, incorporando una canción suya al repertorio habitual y pasando su hermano José María nota de ello a la SGAE. Una melodía que ya interpretó su padre, Pepe Bisbal (presente en el sepelio), cuando alternaban los rings de medio mundo con escenarios provinciales y que a Antonio, los derechos de autor, le supuso unos euros como llovidos del cielo.

Así se manifestaba David en su Twitter:

"Hoy seguiremos de luto, se ha ido Antonio Ruiz de Padilla, un almeriense noble, una inspiración para muchos".

Almería tierra noble, fuente de la inspiración, sortilegio de belleza, de la poesía y canción.
Tu hermosura tiene historia y hay en ti tal señorío, que puedes decir a gritos, yo soy tierra de tronío.

No por justos y obligados, los obituarios resultan desagradables. Pero los homenajes y las muestras de amistad y afecto hay que efectuarlos en vida, cuando el interesado pueda disfrutarlo. Después ya saben, la cebá al rabo.... El de David Bisbal fue tan providencial como alentador resultó el brindado por la delegación de Cultura de la Junta de Andalucía el12 de julio 2006. En colaboración con La Voz de Almería, distribuyeron, además, un CD con 16 temas seleccionados por el buen amigo Paco Cortés.

PLAGIO
Antonio Ruíz Sánchez o Ruíz de Padilla, como artísticamente era conocido y firmaba sus trabajos, nació en la calle Cucarro el 2 de febrero de 1927, vecino al oficio (alfar) de ladrillo y piezas de cerámica de tal nombre. Antonio era el menor de los cuatro hijos habidos del matrimonio entre Adalberto Ruíz Bilange, "empleado", y Dolores Sánchez López, "sus labores". Su madre coronó en el Conservatorio de Madrid (de la mano de su primo materno Padilla Sánchez) una excelente carrera pianística; su padre no finalizó la carrera de Medicina, inclinándose en la posguerra por el periodismo; dirigió el Noticiero Almeriense y Mercurio (Reflejos de España), revista anunciadora del Comercio, Industria y Espectáculos, con corresponsales en distintas provincias y oficinas en Rostrico, 4. Una familia de la burguesa sociedad local venida a menos en la que sobresalió su abuelo paterno, cónsul de Grecia y Turquía; su tía política Milagros, hermana del poeta gaditano Rafael Alberti o su primo, el ya citado torero Juan Luis de la Rosa. Su hermano, Luis, promotor teatral, le montó diversos espectáculos folclóricos en teatros y escenarios al aire libre de la provincia.

Fijado el día, mes, año y hora -una de la madrugada- se impone un paréntesis. El sacerdote historiador, o viceversa, Tapia Garrido, solía comentar que él no cometía errores en los trabajos de investigación emprendidos (y él sabía muy bien lo arduo y trabajoso de la investigación), en todo caso los equivocados eran quienes los reproducían sin mayores comprobaciones Es decir, lo que se conoce por "cortar y pegar". Siendo yo colaborador de La Voz de Almería, el 17 de agosto de 2001 (páginas 34 y 35) firmé un reportaje sobre el bueno de Antonio, aunque no tan amplio como su biografía personal y artística demandaba. Pues bien, grande fue mi sorpresa (¡ya debía de estar curado de espanto puesto que no es la primera ocasión que me sucede algo parecido!) al comprobar como este medio, en la reseña del entierro, me lo plagiaba: frase a frase, coma a coma, sin citar en ningún momento su autoría. La notoria falta de ética y elegancia  -contemplada en los Libros de Estilo de cualquier redacción seria-  no se justifica porque en una necrológica del día anterior me nombrasen. Los lectores no siempre son los mismos, pueden cambiar de un día para otro. Para mayor inri, insisten con un desliz mío en cuanto a su nacimiento en el año 1925 en lugar de febrero de 1927 que es el correcto. Las prisas y la desidia, el referido "cortar y pegar", es lo que tiene. En cualquier caso, allá ellos y sus ninguneos; no haré casus belli pero tampoco callaré. Cierro paréntesis y mañana prosigo con el desparecido maestro Ruíz de Padilla.

https://www.diariodealmeria.es/almeria/Antonio-Ruiz-PadillaIn-Memoria-II_0_526748109.html

Antonio Ruiz de Padilla In Memoria (y II) - 23 Octubre, 2011 - 01:00h
LOS recuerdos acumulados en su casa de Rueda López -partituras, discos, fotografías, programas- bastarían para ilustrar el mundo del espectáculo en la Barcelona de los años cincuenta-setenta; del emblemático y noctámbulo Paralelo que Ruíz de Padilla protagonizó en parte. Bien es verdad que no alcanzó la fama de Quintero, León y Quiroga (la "santísima trinidad") u Ochaíta, Valerio, Solano e incluso del abderitano Ortíz de Villajos, pero sí un lugar muy digno entre la farándula folclórico-catalana. A la altura de los almerienses Miguel Algarra, Fernando Clemente o Cristo Sánchez de la Higuera, por citar a tres contemporáneos suyos. De su cartelería y críticas teatrales le entregó un dossier -un tanto deslavazado, sin fechar- al común amigo Pepe Nieto, quien me lo ha cedido para documentar mejor aspectos de su trayectoria profesional escasamente conocidos. Con este, mi propio archivo y las conversaciones que mantuvimos intentaré ilustrar una biografía a la que en su momento ya me acerqué.

Pese a la locuacidad y numerosas entrevistas concedidas, siempre se mostró celoso de su intimidad e infancia. Del periodo de la guerra incivil, por ejemplo, nunca se pronunció, que yo sepa, y menos del entorno familiar, que, cabe sospechar, sufrió problemas ¿económicos, políticos? y desavenencias; motivo, posiblemente, para que a los quince años se escapase durante un mes a Madrid y al siguiente definitivamente a Barcelona. Nacido en febrero de 1925 próximo al "oficio" Cucarro de cerámica, asistió a la escuela que en la rambla Alfareros abrió el padre de la precoz recitadora Matidilta Morales. Al trasladarse la familia a un domicilio más céntrico (calles Rostrico y Antonio Vico), le matricularon en La Salle, colegio entonces en Almanzor Bajo (solar sobre el que se alzó el cine Moderno).

EMIGRACIÓN
Con 16 abriles llegó a la Ciudad Condal de posguerra que dibujase magistralmente en sus novelas Eduardo Mendoza y Vázquez Montalbán. Allí, sin recursos y desorientado, vivaqueó a la inteperie hasta acudir al domicilio -Travesera de Gracia- de José Padilla Sánchez y su segunda esposa, la portuguesa Lidia Ferreira. Su tío materno le acogió y prestó ayuda hasta que mudaron su residencia a París. Compañero de su madre (excelente pianista; hija del fundador del decimonónico Sexteto Musical Sánchez y sobrina de un organista de la Catedral) en el Conservatorio de Madrid, le facilitó el noviazgo con Adalberto Ruíz, a la sazón estudiante de Medicina, posterior corresponsal de ABC y propietario del Noticiero Almeriense y de la revista publicitaria Mercurio.

Por recomendación del tío, Antonio entró de aprendiz en una confitería y seguidamente en el aeropuerto del Prat y Editorial Sopena. Entre trabajos y penalidades logró introducirse en el abigarrado artisteo local, dando así principio al apasionante sueño de alcanzar el estrellato sobre los escenarios. Su atractivo físico -andaluz de verde oliva-, personalidad y simpatía personal le ayudó bastante en los siempre duros inicios. Posando de modelo fotográfico junto a las actrices Ángeles Tamayo y Carmen de Lirio, su rostro se hizo popular en aquellas típicas postales de antaño. Pese a frustrarse lo que habría sido una fructífera estancia en Argentina de la mano de su íntimo amigo el cantaor Angelillo, en España, Francia y Portugal destacó recitando poemas de Salvador Rueda, Villaespesa, Rafael de León, García Lorca y Villalón; y en calidad de actor de carácter en teatros de la propia Barcelona, Madrid, Valencia, Sevilla o Cádiz. A mediados de los cincuenta debutó en el capitalino Apolo de Obispo Orberá (presentó, formando pareja con Imperio de Almería, el espectáculo arrevistado "Alma Andaluza") y ofreció una serie de recitales en EAJ 60 Radio Almería. Antes de regresar (junio, 1955) a Barcelona -donde ya había establecido Academia de Canto en la populosa calle Conde de Asalto- le brindaron una fiesta íntima a la que se incorporó la luego famosísima locutora Encarna Sánchez, interpretando dos temas del maestro: Doña Mariana y La guapa de Almería, además de unas alegrías con Rubio del Quemadero, el guitarrista Antonio Sánchez (¡un Sánchez más!).

QUINO PADILLA
Constituyó el penúltimo de sus descubrimientos (el último fue el cancionero de La Chanca Manuel Torre, trágicamente desaparecido). Nacido en Barcelona de madre catalana y padre almeriense, Joaquín Ardite Papis, Quino Padilla y con anterioridad Niño de la Alcazaba, mostró muy joven extraordinarias condiciones para la canción española, tangos y baladas. Desde que cumplió 17 años Antonio lo consideró como el hijo que no tuvo y fue quien más lloró su muerte en accidente de tráfico cuando cumplía el Servicio Militar. Para él escribió varios temas exitosos en dos singles de la discográfica Columbia: Tronío, Mendigo, Los gitanos de Almería, Borracho… que aún pueden escucharse en YouTube

DISCOGRAFÍA
Pese a que en ocasiones el exceso creativo pudo influir en su calidad final, Ruiz de Padilla fue en cualquier caso uno de los más prolíficos autores (letra, música o ambas a la vez) según certifica la Sociedad General de Autores de España -de la que era miembro desde 1947- al dar cuenta en su página web del fallecimiento: 6.956 títulos de los más variados estilos de corte andaluz: fandangos, pasodobles, marchas, tientos-tangos, zambras, etc. en las voces más radiadas de su tiempo. De ellos subrayo los más significativos.

La "Almería tierra noble" con la que últimamente suele iniciar David Bisbal sus conciertos la aprendió de su padre, José, boxeador y cantante solista o circunstancialmente con el trío Los Jilgueros. La estrenó Santi Castellanos en 1962 y la grabó con Belter; mientras que El Chaleco lo hizo en La Voz de su Amo.

También con Belter, Los Jilgueros (José Sorroche, Alfonso Salmerón y Domingo Gabín) sacaron al mercado el mismo 1962 dos "sencillos", todos con música y letra del maestro desaparecido, entre ellas la rumba "Pregón de los Caramelos". Sorprende que dos después, en idéntica Casa, lo hiciera Manolo Escobar, en esta ocasión con la firma de Naranjo y Solano en lugar de Ruiz de Padilla, Lisart y Refalá.

En cambio, Antonio y el maestro Benito sí le proporcionaron al paisano de El Ejido, entre otros títulos, uno de sus primeros pasodobles a orquesta: "Ay, mi patio sevillano". Por estas fechas, Matilde Jiménez "La Galleguita" se dio a conocer en los escenarios con una canción que según ella le dio personalidad y sello propio: "Renuncia"

Concluyo dejando para mejor ocasión los espectáculos arrevistados y folclóricos que montó y protagonizó. En 1972, por enésima vez Belter produce un vinilo a Perlita de Huelva, con la cara "B" ocupada por "De Andalucía yo soy". Este pasodoble (Antonio, Félix Leopardi y Sellés), con la guitarra de Remolino, le dio nombre a su espectáculo "Obrero Emigrante" y ahora Se llama Copla, programa estrella de Canal Sur, lo ha hecho propio individualmente (Juan Cantero, Rocío Guerra) y, coreografiado, coral, con la mayoría de los concursantes de distintas ediciones.

* * *

http://www.dipalme.org/Servicios/IEA/edba.nsf/xlecturabiografias.xsp?ref=695
RUIZ SANCHEZ, Antonio (Almería, 1927 - Almería, 2011). Compositor, rapsoda y bailarín.

Uno de los compositores que más títulos registró en la Sociedad General de Autores Españoles, de variada temática. El Paralelo barcelonés le aplaudió notables éxitos en los años sesenta. Se llama Copla, el referente programa de Canal Sur, iniciaba en ocasiones su emisión coreografiando Andalucía yo soy, de Antonio Ruiz de Padilla. El pasodoble lo popularizó Perlita de Huelva, una de las famosas que le grabaron temas. Del resto de cantantes (en discos Belter, Columbia, La Voz de su Amo) destacan Angelillo, Manolo Escobar, Rosita Ferrer, José Sorroche y Los Jilgueros, La Galleguita, su “hijo” Quino Padilla, Santi Castellanos, Anabel Navarro, Sheila Solís… Y Pepe Bisbal, padre de David, con un tema que nuestra internacional figura no duda en interpretar en recintos con presencia de paisanos andaluces:

Almería tierra noble,
fuente de la inspiración,
sortilegio de belleza
de la poesía y canción.

El fondo discográfico, fotografías, partituras y documentos herencia de su pasado artístico, fueron donados por el Ateneo Musical de Almería (su primer receptor) al Centro de Documentación Musical de Andalucía, en Granada, a disposición de los investigadores del género. Decisión que, seguro, habría aplaudido el maestro al ver así perpetuada su memoria. Pese a que en ocasiones el exceso creativo pudo influir en la calidad final, Ruiz de Padilla es de los más prolíficos autores (letra y música) según certifica la SGAE, de la que era miembro desde 1947: 6.956 títulos de los más variados estilos: fandangos, boleros, pasodobles, marchas, tientos-tangos, zambras, etc.

Compositor, bailarín, rapsoda, modelo fotográfico... Antonio Ruíz Sánchez triunfó en el mundo del espectáculo barcelonés –en el Paralelo estrenó Menta y Canela, revista musical de las más taquilleras de los pasados años cincuenta-setenta-, aunque su estrella fue apagándose paulatinamente, salvo fugaces destellos que mantenían vivo su íntimo orgullo artístico. Nacido el 2 de febrero de 1927, era el menor de los cuatro hijos de Adalberto Ruíz Bilange y Dolores Sánchez. Su madre culminó en el Real Conservatorio de Madrid (de la mano de su tío José Padilla Sánchez) una sólida formación pianística; su padre, periodista, dirigió el Noticiero Almeriense y la revista comercial Mercurio. Una familia pequeño burguesa venida a menos en la que sobresalen su abuelo paterno, cónsul de Grecia y Turquía; su tía política Milagros, hermana del poeta Rafael Alberti, y su hermano Luis, promotor teatral y de espectáculos folklóricos. Antonio Ruiz de Padilla falleció en su domicilio de calle Rueda López el 16 de octubre de 2011.

Sevillano Miralles Antonio

* * *























Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

<< Página principal